Más incoherencias y demagogia del presidente Jimmy Morales

Por Héctor Alfredo Nuila Ericastilla*. Incoherencias, Prepotencia, Demagogia, Balandronadas, Deformaciones Chovinistas entre otras. Las incoherencias que caracterizan la forma de gobernar del “Sr. Presidente” de la República, cada día que pasa son más frecuentes.

La situación es “el cuadro ideal para las clases dominantes y para el imperialismo” tal y como fue caracterizado en un artículo que compartí el 1 de noviembre del 2015, inmediatamente después de la segunda vuelta electoral,  y denotan que sus actitudes cada vez son más profundas e inconsistentes, improvisadas, ambiguas e irresponsables.

Cualquiera  las interpretaría, –vistas con ojos folclóricos– como parte de sus cualidades personales como comediante jocoso e improvisado, este hecho por sí solo o sea el mantenerse en esas posiciones políticas refleja el hecho de que buena parte de la ciudadanía por infinidad de razones incluyendo entre estas al “encubrimiento de la irresponsabilidad implícita en la tolerancia cómplice para mantener vigente esta situación entre otras”; desafortunadamente envuelve a buena parte de la ciudadanía la cual dentro de un folclorismo alienante mantiene y reproduce estas posiciones como uno de los componentes de su actitud ante la gravísima situación que vive el país.

Ante esa situación, haciendo un ejercicio de memoria histórica sobre este gobierno, su origen y sobre todo con la identificación, correspondencia y los compromisos que este tiene con las clases dominantes nacionales e internacionales, en donde se destacan entre otras la obsecuencia a las directrices de carácter estratégico que le traslada de manera permanente el imperialismo yanqui.

Sobre esa base se presentan algunos contenidos para contribuir al debate de nuestra realidad, la cual en cada instante que pasa se agrava en contra de los intereses de la nación en su conjunto sobre la base de los compromisos mencionados, los cuales el “Sr. Presidente” trata de encubrir con su aparente ingenuidad y torpeza.

También se  profundizará en la medida de lo posible la situación personal del presidente y la mezcla que él hace entre lo meramente personal y los intereses del Estado en la conducción de la vida política, económica y social de Guatemala.

El estilo o sea la forma de gobernar

Desde la campaña política del 2015 era evidente la ausencia total de un proyecto político en favor del desarrollo del país, hecho que fue denunciado y aprovechado por sus contendientes. Este vacío se mantiene y se reproduce de manera cotidiana en el que hacer de los tres poderes del Estado, el cual es encubierto, matizado y tolerado de manera cómplice por el poder mediático expresado por los medios de prensa tradicionales y las redes sociales dominadas y dirigidas por las clases dominantes dentro de la cuales hoy actúan las transnacionales de la telefonía celular y con sus cuotas propias de poder real se suman la narcoactividad y el crimen organizado.

La aparente ingenuidad cargada del mesianismo contenido en las diversas intervenciones públicas del presidente, de su partido y de sus familiares, amigas y amigos en el desempeño de los cargos públicos que tienen bajo su responsabilidad es otra de las corazas que utilizan para el encubrimiento de su plena incorporación y por lo tanto también la responsabilidad plena en la utilización y usufructo de la corrupción y la impunidad existente como una de las formas principales del uso y abuso en el ejercicio del poder público y privado, principalmente como fuente de los beneficios personales y colectivos a partir de la infinidad de modalidades que se inventen para hacer más efectivas las diferentes formas y variaciones de los ilícitos que la corrupción ha desarrollado e implementado a lo largo de la historia.

Hay varios hechos que confirman lo señalado como por ejemplo el caso de  la Empresa de Contenedores de Puerto Quetzal (TCQ) el cual nace desde el gobierno de Otto Pérez y Roxana Baldetti a partir del soborno millonario (se comenta que este pudo llegar hasta los 30 millones de dólares) que los empresarios españoles (inversionistas iniciales) le entregaron en su momento para viabilizar la imposición privatizadora de la capacidad instalada de la empresa estatal la Empresa Portuaria de Puerto Quetzal. Este sucio negocio por su propia naturaleza es lesivo a los intereses nacionales, sin embargo en la actualidad la Procuraduría General de la Nación bajo instrucciones del presidente Jimmy Morales se emplea a fondo para legitimarlo, así como la Junta Directiva en pleno de esta empresa estatal.

Lamentablemente lo de TCQ no es el único caso, hay otros como los negocios entre el actual gobierno y las empresas como Fulanos y Menganos las cuales según denuncias de la prensa escrita (la Hora, 14 de noviembre del 2016) son los abastecedores de los alimentos que la Secretaría de Bienestar Social utiliza para el desarrollo de sus funciones. En ese sentido hay que recordar que esa empresa expendedora de alimentos, está envuelta en el caso que se dio durante el gobierno de Pérez Molina a través del Registro Nacional de la Propiedad Inmueble entre otros que han salido a la luz pública.

La doble moral inmersa en las dinámicas propias de gestión pública refuerza a la aparente ingenuidad gubernamental, o sea que este gobierno conserva y reproduce la doble moral como uno de los sustentos principales de la demagogia y la manipulación como una de las formas del ejercicio del poder que tiene raíces coloniales y que fue perfeccionada y profundizada por la contrainsurgencia, hecho que le imprime una de las formas de hacer política en Guatemala en la vida contemporánea a partir de la llamada “apertura democrática” de 1985 y 1986.

La cotidianeidad con que a partir del presidente Morales, su gobierno aplica la doble moral en cada acto de la gestión pública se expresa en infinidad de hechos políticos que su gobierno ha generado. A manera de ilustración y como ejemplos concretos se presentan algunos de éstos de la manera siguiente.

 

  1. Las reformas a la Constitución Política  en materia del orden existente en el Sistema Judicial cuya iniciativa inicial se genera en el seno del Ministerio Público  (MP) y la Comisión Internacional contra la Impunidad en Guatemala (CICIG), a pesar de una serie de vacíos y deficiencias, fue presentado y validado en el diálogo nacional correspondiente con la participación del Estado y alguna representatividad de la llamada “sociedad civil”, en donde las cúpulas empresariales tuvieron participación plena y beligerante con lo cual ellos aprueban plenamente las reformas, este hecho viabiliza su aceptación inicial y el consecutivo visto bueno de los poderes del Estado.

La iniciativa en un acto solemne fue entregada al Congreso  por el propio Presidente Morales y el de la Corte Suprema de Justicia. Posteriormente a este acto, las cúpulas empresariales que detentan realmente el poder económico del país han variado su posición inicial, las cuales hoy de manera encubierta desaprueban a las reformas en referencia, cuestión que automáticamente se convierte en el punto de partida de las ambivalencias, ambigüedades y rechazos del presidente Jimmy Morales, quien apoyado en el manejo de la doble moral se suma de manera acrítica a la lista de detractores de las famosas reformas.

En ese sentido hay que señalar el hecho de que como refuerzo a su obsecuencia hacia los grupos de poder dominantes en el país, la actitud y posición de rechazo presidencial hacia la CICIG se nutre del conflicto de intereses que se genera a partir de las intervenciones del MP y la CICIG en el descubrimiento del affaire del Registro de la Propiedad Inmueble durante el gobierno de OPM, en donde miembros de la familia presidencial están involucrados.

 

  1. La situación descrita ha influido de manera negativa en la salud emocional del Presidente quien aparentemente tiene daños en su propia memoria histórica como gobernante, pues habría olvidado que en uno de sus primeros actos de gobierno  solicitó a la ONU la presencia de la CICIG bajo la conducción de Iván Velásquez hasta el año 2019. En estos momentos haciendo gala de la prepotencia y demagogia, apoyado falsamente en balandronadas y deformaciones chovinistas presume de que el futuro de la presencia en Guatemala del actual jefe de la CICIG es incierto pues (aunque no sean sus palabras) “su presencia le hace daño al país”. A la contradicción descrita no debe verse, leerse ni interpretarse solamente como un problema de salud emocional, sino realmente debe entenderse como lo que es: “un hecho político generado desde el más alto nivel del poder ejecutivo a partir del conflicto de intereses que tiene el Sr. Presidente” a quien con tal de satisfacer su intereses personales y familiares no le importa poner en riesgo los avances significativos que han generado las intervenciones del MP y la CICIG en contra de la impunidad que ha hundido al país en el abismo histórico que lo colocó el sistema económico, político y social vigente.

 Las reacciones del imperio

Para   el abordaje de esta temática se tiene como punto de partida el hecho de que el imperialismo  siempre se emplearán a fondo para mantener sus intereses y privilegios geopolíticos y económicos, en cualquier parte del mundo para así ejercer el control político y social de los diferentes pueblos que existen y sobreviven en el globo terrestre. El proyecto político militar del llamado Triángulo Norte de Centro América (El Salvador, Guatemala y Honduras) es una expresión esencialmente intervencionista de cara a mantener una base de operaciones que potencialice los planes de control y asedio militar en contra de la Revolución Cubana y las democracias populares como Venezuela, Ecuador y Bolivia existentes en América del Sur.

Con el anzuelo del financiamiento especial (con montos limitados) y los cantos de sirena en cuanto al manejo de las migraciones cotidianas que se dan entre los países en referencia y EE.UU, gobiernos como el del presidente Jimmy Morales se encandilan y a su vez hacen números alegres en beneficio propio, lo cual determina las incondicionalidades al servicio de los intereses imperiales en contraste con las posiciones de varios países latinoamericanos ante las amenazas implícitas en las políticas inhumanas del presidente Trump.

Los dirigentes del imperialismo como el senador Patri Leahy, sus operadores y agentes ante las ambivalencias políticas del Presidente de Guatemala amenaza con restricciones y recortes presupuestales altamente significativos a la “ayuda” a ese proyecto principalmente para lo que le corresponde a Guatemala, logrando fácilmente que el Presidente Morales entre en contradicciones políticas, cambie de posiciones ante lo actuado y se retracte de todas sus acciones e intervenciones.

Lo descrito no es nada nuevo en la conducta personal de Jimmy Morales, el hecho de retractarse (esto no debe verse como la práctica gubernamental de la autocrítica como mandatario), sino en gran medida refleja sus inseguridades propias a sus debilidades implícitas en su personalidad por un lado, pero por otro lado también demuestra que la obsecuencia hacia el imperio tiene una carga de ambiciones desmedidas en su afán de consecución de dinero y poder. Este componente de la personalidad, ambiciones y perspectivas del Presidente de Guatemala es a todas luces conocido por las estructuras del poder imperial encargadas de país, por lo tanto no es raro que estos tengan en sus manos instrumentos de manipulación que regulen la conducta de Morales.

En otros momentos de la coyuntura yanqui situaciones como la presente tendrían otro manejo, sin embargo debido al debilitamiento de las políticas que Trump contra del pueblo norteamericano y los demás pueblos del mundo en los últimos días se traducen en la serie de reveses conocidos dentro de su propio sistema. Sin embargo el manejo cuidadoso de la situación pero no por eso carente de la fuerza con que imponen sus políticas, el senador con actitudes paternalistas (o sea de perdona vidas) interviene con el discurso ya conocido, esto debe tomarse como lo que es, o sea una advertencia al gobierno de Guatemala para no se salga de las condiciones establecidas en las reglas del juego propias del imperio. El presidente Morales Cabrera nuevamente ha quedado en ridículo ante Guatemala y el mundo.

 

*Dirigente de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca

 

Guatemala 28 de marzo de 2017.

También te podría gustar...

Translate »