URNG en el Frente Democrático Nueva Guatemala, la participación

Héctor Alfredo Nuila Ericastilla*. Las líneas que a continuación se presentan a partir de un ejercicio de memoria de carácter personal principalmente, surgen de las motivaciones implícitas en el afán de contribuir a: aclarar la historia, señalar e identificar los procesos, las dificultades propias en el desarrollo de los mismos y sobre todo que lo que se escribe en este documento contribuya a sacar las lecciones correspondientes en un sentido o en otro, también motiva este trabajo el hecho de resaltar las experiencias obtenidas dentro del intercambio político organizativo con compañeras y compañeros participantes en el diseño, montaje, implementación y ejecución del proyecto político conocido como Frente Democrático Nueva Guatemala, las cuales se generan a partir de la participación directa que tuvimos los integrantes de la Instancia Política Unitaria de la URNG, la cual cumplió con el mandato de la Comandancia General (CG) de la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca URNG, el cual se centraba en el hecho de hacer realidad el proyecto en mención, así como conseguir a través del mismo los mejores dividendos políticos para el proceso de paz principalmente.

Los cuatro compañeros integrantes de la instancia mencionada fuimos los compañeros: Saúl Morales del Comité Central del Partido Guatemalteco del Trabajo (PGT) ya fallecido; Víctor López de la Dirección Nacional del Ejército Guerrillero de los Pobres (EGP) ya fallecido, Francisco López Polanco de la Dirección Nacional de la Fuerzas Armadas Rebeldes (FAR) y Héctor Nuila Ericastilla de la Dirección de la Organización del Pueblo en Armas (ORPA).

Previo a darle continuidad al desarrollo de este esfuerzo, se hace necesario  hacer un reconocido homenaje histórico con sentido militante a los compañeros Saúl Morales y Víctor López por su entrega plena a las diferentes responsabilidades y tareas que desempeñaron de manera fiel y disciplinada, con disposición y entrega, iniciativa y creatividad, fraternidad y solidaridad militante en el desarrollo de la lucha revolucionaria de Guatemala en las que ambos participaron en diferentes frentes y niveles según las exigencias de la revolución. Ambos compañeros fallecieron después de la firma de la paz  por problemas de salud impuestos por la naturaleza, en ese sentido hay que resaltar que en cada caso la disposición y la entrega se dio de acuerdo con las circunstancias particulares, o sea, hasta donde les fue posible ser consecuentes con la lucha revolucionaria.

El proyecto ya como tal es un producto directo del desarrollo de las diferentes formas de luchas revolucionarias que dieron origen al proceso de paz en un momento histórico determinado, el avance en la firma de varios acuerdos de paz sustantivos esenciales en materia de Derechos Humanos propiamente dichos (se incluyen los correspondientes a verdad histórica, y los que se corresponden con la temática de la población desarraigada y la presencia de la Misión de Naciones Unidas para Guatemala MINUGUA) y ante todo sobre el Acuerdo de Identidad y Derechos de los Pueblos Indígenas AIDIPI firmado a finales del mes de Marzo de 1995, el cual según las valoraciones elaboradas por la Comandancia General (CG) marca el rumbo que a partir de ese momento el proceso de paz adquiría los grados de irreversibilidad necesarios para llegar en su momento a la firma de la paz, pues se había conseguido que el gobierno de Ramiro de León Carpio reconociera la categoría de PUEBLOS a los pueblos indígenas, a quienes desde 1524 en el mejor de los casos se les había denominado como comunidades, el hecho de que en el acuerdo se reconozca la categoría pueblos, lleva implícito el reconocimiento de los DERECHOS de los mismos, por lo que la firma del acuerdo en referencia marcaba el inicio de la irreversibilidad del proceso de paz, pues la posición firme de la CG consistía en que si no se reconocían como pueblos en este acuerdo URNG no lo firmaba y con eso se hubiera suspendido el proceso de paz.

Sobre la base de lo señalado el surgimiento del proyecto conocido como FDNG ante la historia adquiere otra connotación, pues para no pocos actores políticos de la izquierda esta situación no solo no se conoce, y en caso se conociera a veces  ha sido negada y escondida, dando la apariencia de que el mismo es producto de la generación espontánea o bien de la voluntad de algunos grupos de la autodenominada izquierda guatemalteca.

Para los efectos de orden práctico se presentan a manera de contenidos los antecedentes históricos, la coyuntura del momento, alguna caracterización de la izquierda en general, así como lo correspondiente al movimiento sindical y popular de la época, se hace especial énfasis en la construcción del instrumento político, los procesos de las candidaturas, y otras vicisitudes propias de este tipo de proyectos políticos y sociales como el FDN.

La coyuntura del momento, abril 1995

El año 1995 fue un año electoral, el cual a diferencia de los anteriores se daba dentro de las dinámicas políticas que emanaban del proceso de paz, es decir que esas elecciones solo por esa circunstancia eran inéditas en la historia del país, o sea que, por un lado se abría la posibilidad de hacer realidad la salida política y negociada a la guerra iniciada a principios de los años sesenta del siglo pasado, la cual fue desencadenada por el golpe de Estado perpetrado por el Ejército de Guatemala en el mes de marzo de 1963, el cual dentro de otros objetivos se dio para abortar la convocatoria a las elecciones generales en 1964 en las que participaría el Dr. Juan José Arévalo, quien en esa coyuntura  las hubiera ganado. Este hecho significaba nada más y nada menos el retorno de la Revolución de 1944 al poder. El golpe mencionado le cerró al pueblo de Guatemala toda posibilidad de tratar y resolver de manera política con sustento democrático sus diferentes problemas originados a partir de 1524.

Lo señalado en el párrafo previo expresa los componentes históricos y políticos que le imprimen la trascendencia política a esas elecciones, pues las condiciones de participación política cerradas en 1963, a partir del contenido y alcances de los acuerdos de paz mencionados, establecían las posibilidades de que el movimiento popular y social participara en las mismas para optar a cargos de elección popular con un proyecto político propio, con un instrumento político propio y con candidaturas propias en todos los niveles y cargos de elección posibles.

Sobre esa base hay que señalar que tanto el desarrollo y avances de la guerra revolucionaria vivida en Guatemala por más de 36 años, así como el desarrollo del proceso de salida política y negociada a la misma, crearon las condiciones políticas en el país al abrir los espacios de participación cerrados en 1963. Este hecho histórico crea para el año 1995 las condiciones políticas necesarias para que el pueblo retomara la vía política para hacer valer sus derechos e intereses, así como a través del uso de los espacios políticos recuperados estar en capacidad de resolver sus diferentes problemáticas a partir del impulso de sus luchas en otras condiciones históricas.

El proceso de paz para avanzar en función de la salida política y negociada determinada por los resultados políticos que se produjeran en las negociaciones de paz establecidas en la agenda sustantiva de la paz acordada entre el gobierno y el Ejército de Guatemala y la Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca (URNG) necesitaba demostrar la capacidad de movilización y participación política del movimiento social y popular, en donde las expresiones organizadas de los pueblos indígenas jugaran uno de los papeles principales. Esta capacidad debería ser lo suficientemente fuerte para demostrar desde la perspectiva popular que los acuerdos de paz tendrían el respaldo necesario para que una vez firmados, su espíritu y contenido se hicieran realidad, además esta fuerza debería abrir el camino para la ocupación de los cargos de elección popular posibles en todos los niveles y espacios de participación.

Aproximaciones políticas sobre la izquierda

En este numeral no se pretende hacer una caracterización política de la izquierda guatemalteca, pues esta iniciativa le corresponde a una expresión colectiva, amplia y con plena disposición al debate con sustento crítico y autocrítico, la cual sobre la base de las capacidades y potencialidades de quienes la hagan puedan contribuir de manera significativa a su elaboración para que posteriormente se valide en el seno de la población en general. Sin embargo lo que a continuación se presenta son una serie de condiciones que la realidad concreta imponía en ese momento, por lo tanto se identifican algunos factores y elementos neutralizantes del momento para la participación política de la población en el proyecto que se está tratando de presentar. Sobre esa base se presenta lo siguiente:

  1. Aunque el proceso de paz avanzaba con el ritmo y profundidad (para el año en referencia ya la agenda en materia de Derechos Humanos había sido cumplida en una buena parte de la misma), por lo tanto las condiciones políticas permitían la ejecución del proyecto político. Sin embargo los efectos paralizantes del terror existentes y actuantes en el seno de la población guatemalteca como uno de los efectos de impacto estratégicos inmediatos, permanentes y de largo plazo de la ejecución de la represión como política de Estado los cuales aún persisten, constituían uno de los factores que habría que darles el tratamiento político correspondiente con el objetivo de que estos se neutralizaran hasta donde fuera posible.

Sobre esa base hay que señalar el hecho de que la magnitud del daño histórico que el Estado y sus aparatos represivos (ejército contrainsurgente, cuerpos policiacos civiles pero militarizados y otros como los grupos armados del sector privado) le hicieron al país con la ejecución de esta modalidad represiva del modelo contrainsurgente es de tal alcance que lo que se conoce hasta el momento a partir de las intervenciones judiciales como es el caso del GENOCIDIO Y LOS PROCESOS QUE SE DAN EN ESTOS DÍAS, para Guatemala y su pueblo, todo indica que estos y otros, dada su magnitud y alcances seguirán saliendo a la luz pública por un período de tiempo imprevisible.

Lo señalado previamente se anota con la intención de contribuir con insumos analíticos producto de una realidad concreta al debate que debe darse a más de 20 de haberse implementado el proyecto político FDNG, para que a través del mismo se lleguen a comprender los esfuerzos que se hicieron, así como los que deben hacerse para desterrar de Guatemala a los efectos paralizantes del terror causados por el régimen contrainsurgente.

Sobre esa base, es obligado señalar que ya estando MINUGUA  a partir del Acuerdo correspondiente firmado en Mayo de 1994, en el mes de octubre de ese mismo año, a manera de bienvenida hacia la misión verificadora de la ONU, y además como un hecho de provocación histórica al momento político que se vivía, el Ejército de Guatemala ejecuta una masacre en la aldea de Xamán en el norte de Alta Verapaz, lugar de asentamiento de un grupo de retornados del refugio que tuvieron en México, quienes habían retornado al país un año atrás (precisamente esa comunidad en el momento de la masacre celebraba el primer aniversario de su retorno). Este hecho represivo se ventiló en los tribunales de justicia correspondientes”, los cuales reafirman la plena impunidad con fines represivos fallando a favor de la patrulla militar que ejecutó la masacre. Para el efecto, haciendo gala del uso y el abuso de la impunidad establecida para la ejecución de la política represiva del Estado guatemalteco, la complicidad plena de los operadores de justicia con la contrainsurgencia, inspirados en el racismo más despiadado e irracional mostraron el desprecio absoluto al derecho a la vida principalmente de los pueblos indígenas, basaron su sentencia en el hecho de que en algunos expedientes “habían faltas de ortografía” en lo que corresponde a la escritura de algunos nombres propios de los sindicados.

Sobre esa base se puede entender de alguna manera el porqué  de la reedición del terrorismo de Estado generaba las reservas de la población hacia la participación política que en ese entonces mantuvieron una cantidad imprevisible de ciudadanas y ciudadanos dentro de la perspectiva que se abría a partir del proyecto encabezado por el FDNG.

  1. La dispersión y desarticulación orgánica y política que se da en el seno de las fuerzas de la izquierda guatemalteca a partir de la intervención oligárquica-militar con participación plena los Estados Unidos en 1954 la cual derrocó al presidente constitucional Jacobo Arbenz, poniéndole así fin a la democracia recientemente establecida a partir de la Revolución de 1944 fue altamente significativa, pues de manera inmediata se instala sobre la base de la brutalidad represiva ejecutada por los gobiernos impuestos por ese régimen contrarrevolucionario (Ejército-Oligarquía-Imperialismo), dentro de ésta estrategia, se destaca el hecho de declarar proscrito al PGT y a todo intento organizativo en los ámbitos políticos y sociales de inspiración revolucionaria, democrática y-o progresista.

A lo descrito hay que sumarle la incidencia de la guerra psicológica y política impuesta a la población en general y a las fuerzas de la izquierda en particular, la cual tuvo los efectos buscados, a partir de acción de elementos psicológicos y sociológicos dentro del imaginario social para facilitar y garantizar la reproducción del miedo, el cual a su vez generó otras reacciones de autodefensa como la desconfianza individual y colectiva, la profundización y exacerbación del instinto legítimo de preservar la vida hasta donde fuera posible, así como el hecho de preservarse para cuando hubieran condiciones materiales en el país para la participación política sobre la base de garantías mínimas.

  1. La confrontación al sistema se daba en diferentes formas, espacios y niveles de la lucha popular y social, destacándose en ese momento las luchas de las fuerzas guerrilleras, las cuales por razones de tipo histórico eran en si una garantía para el proyecto en todas sus dimensiones y alcances, esta situación generó infinidad de expectativas de reivindicación política y social en el seno de la población en general y principalmente en el seno de las actrices y actores políticos y sociales que se comprometieron con el proyecto. Sobre esa base el compañero Américo Cifuentes Rivas (fallecido a principios de 2016) en su libro MEMORIAS DE MI GENERACIÓN, señala: Aquellas reuniones sirvieron de base para la creación de un movimiento amplio de izquierda que quizá sea, el último esfuerzo por una izquierda unida en el país, que se llamó Frente Democrático Nueva Guatemala”.

La respuesta de los enemigos del pueblo se centró en la profundización de la presión política, la guerra psicológica y la guerra política la cual fue reforzada por la presión y amenazas patronales en donde se destacan a los patronos maquileros quienes en no pocos centros de trabajo en el país (hubo denuncias al menos en los departamentos de Guatemala, Sacatepéquez y Chimaltenango) amenazaron a las y los trabajadores de diferentes fábricas en el sentido de que si el FDNG ganaba las elecciones generales, distritales y locales ellos cerraban sus operaciones y se retirarían del país. Esta situación significaba nada más y nada menos la concreción de la triste realidad representada en la pérdida del trabajo de sobrevivencia.

  1. Al caer la Revolución en 1954 se cierra toda posibilidad de librar de manera pública y con plenas garantías ciudadanas la lucha ideológica y política entre el pueblo y sus enemigos, o sea que las condiciones del país bloquean e impiden que esos componentes esenciales de las luchas populares por la preeminencia de sus intereses y derechos se dieran. Esta situación sumada a lo descrito hace que las condiciones subjetivas (organización, formación ideológica y política, conciencia y posición de clase entre otras) de las luchas revolucionarias, democráticas, progresistas, sociales y populares tuvieran que enfrentar y vencer las dificultades que se les presentaran. En ese sentido hay que resaltar que la realidad obligó a desarrollar las luchas según las exigencias históricas, este hecho obliga a recordar siempre que estas heroicas batallas silenciosas se desarrollaron dentro de las diferentes formas de lucha clandestina, las cuales tuvieron su impacto y su incidencia.

Por su parte el sistema impuesto siempre se ha empleado a fondo para conseguir la neutralización del desarrollo ideológico y político de la ciudadanía a partir principalmente del desempeño de los aparatos ideológicos del Estado, las iglesias, los medios de prensa y comunicación social reforzados recientemente por la incorporación a estos de las redes sociales, y otros tantos instrumentos de ideologización y manipulación que el sistema tiene para el control pleno de la población, han determinado que los elementos ideológicos del sistema como: el racismo, él individualismo, el espíritu de competencia, la pérdida del sentido de pertenencia histórica y de clase, así como la neutralización de todos los vínculos y mecanismos para la concreción de la solidaridad humana penetren y moldeen la conciencia cívica de la población, para que esta de manera acrítica construya y forje su imaginario social sobre las bases ideológicas, “éticas” y conductuales del pensamiento capitalista y neoliberal.

La consolidación de la desideologización en el seno de la población guatemalteca es una constante en el accionar político-ideológico de sus enemigos, los resultados se ven y se palpan en la aceptación acrítica de la falacia universal que se da sobre la desaparición de las ideologías y que la unipolaridad del pensamiento neoliberal es la forma correcta para la conducción estratégica de las reacciones y posiciones poblacionales. Esta situación se da principalmente en las capas medias de la sociedad las cuales se focalizan más directamente en los espacios académicos, profesionales y estudiantiles, así como en algunos centros de trabajo públicos y privados.

En el año 1995 se vivían de manera temprana los efectos inmediatos de la caída del campo socialista en la Europa oriental, estos hechos incidieron directamente en la aceleración de la dispersión de las ideas, el surgimiento de infinidad de proyectos políticos individuales (por no decir individualistas), la proliferación de intentos organizativos con perspectivas políticas sustentadas en lo que los proyectos individuales planteaban de una u otra forma. Esta situación tuvo sus efectos envolventes en amplios sectores y agrupamientos sociales que de alguna forma surgen dentro de una perspectiva política de izquierda, situación que en su momento le introdujo algunos grados de dificultad a la conformación, desarrollo y perspectivas al FDNG.

  1. En el ámbito de acción política correspondiente a los partidos políticos de ese momento la existencia y vigencia de partidos de izquierda era casi inexistente. Dentro de los partidos legalmente inscritos al menos en el discurso se identificaban con alguna modalidad de izquierda el Partido Revolucionario PR (con raíces en grupos conservadores del período 44-54), el Partido Desarrollo Integral Autentico DIA (proyecto focalizado en grupos progresistas de algunas redes de Ong’s), el Partido Unidad Democrática UD (surgido de proyectos individuales de funcionarias del gobierno de la Democracia Cristiana Guatemalteca DCG) y el Partido Social Cristiano PSC (producto de escisiones surgidas en el seno de la DC después de haber hecho gobierno). La DCG aunque públicamente se autoidentificaba con la izquierda, ya había definido su propio proyecto político para esa oportunidad.

Además de los partidos mencionados existían intentos de reagrupamiento en el seno de la social democracia para el lanzamiento político de varios partidos políticos posteriormente como la Unidad Revolucionaria Democrática (URD) y el Frente Unido de la Revolución (FUR). También existía un agrupamiento político identificado como MODICO, este grupo provenía del Partido Socialista Democrático PSD el cual cogobernó con los gobiernos de Vinicio Cerezo Arévalo y Jorge Serrano Elías.

Como agrupamientos políticos nuevos se encontraban el Movimiento Cívico Democrático (MCD) y el Grupo de Acción Popular o bien Grupo de Amigos de Poncho (GAP), este último conformado a partir de la figura política del compañero Alfonso Bauer Paiz.

El desarrollo de los acontecimientos que se desprenden de la conformación del FDNG, así como las candidaturas a los cargos de elección popular, sirvieron de base para la auto depuración de partidos y grupos políticos descritos. En cuanto a los partidos políticos descritos, en general prevalecieron excusas como el hecho de que si participaba el PR el o los partidos se retiraban, la presencia de éstos estaba íntimamente ligada a las expectativas del supuesto financiamiento que la Comandancia General de URNG enviaría para la campaña electoral, el cual sería administrado por el o los partidos que constituyeran al proyecto FDNG. En cuanto al supuesto financiamiento hubo necesidad de aclarar que no solo no existía ni como posibilidad ni mucho menos como compromiso político, lo interesante se centra en el hecho de que la aclaración contribuyó significativamente al retiro de los partidos y grupos que así lo hicieron, quedándose el proyecto únicamente con la disposición del PR.

El movimiento social y popular representado por el grupo de los doce informó a la IPU que la participación del PR se aceptaría únicamente si este se cambiaba de nombre, de símbolo y de consigna. Esta exigencia fue aceptada por el Comité Ejecutivo Nacional del PR y posteriormente ratificada por la Asamblea Nacional correspondiente, hecho que genera el cambio de nombre del Partido Revolucionario por el de Frente Democrático Nueva Guatemala FDNG, así como el del símbolo del “mapita” por el del “muñequito”. Además la asamblea modifica estatutos para facilitar la incorporación al Comité Ejecutivo Nacional  del FDNG de las y los representantes que designaran tanto el movimiento social y el popular por un lado, así como los que se integraran al partido designados por los grupos políticos progresistas y democráticos enmarcados dentro de la izquierda democrática.

En los espacios de las luchas sociales y populares se presentaba una situación especial. Por un lado mantenían sus espacios de luchas reivindicativas las expresiones obreras y campesinas que surgen en su momento (años sesentas) dentro del marco de inspiración del Social Cristianismo y por el otro las expresiones organizadas alrededor de reivindicaciones inspiradas dentro de la lucha revolucionaria, las cuales se concentraron en la UNIDAD DE ACCION SOCIAL Y POPULAR (UASP), LA COORDINADORA DE ORGANIZACIONES CAMPESINAS (CNOC) Y LAS INSTANCIAS DE ORGANIZACIONES INDÍGENAS.                                  

La existencia de los agrupamientos descritos a simple vista presentaba un potencial incuantificable, máxime que el movimiento estudiantil de inspiración revolucionaria existente en el seno de la Universidad de San Carlos tenía su peso específico en el medio político y social. Sin embargo como sucede en política estas situaciones no son estáticas ni los procesos que se desprenden  son lineales, al contrario  son profundamente dinámicas (cambiantes) y los procesos al regirse por las leyes de la dialéctica su desarrollo está determinado por los hechos que se den en el seno del mismo. Sobre esa base se puede entender que las diferentes expresiones de lucha social y popular descritas estuvieran dentro del proyecto de acuerdo a su naturaleza, sus características propias, y sobre todo según sus expectativas e intereses, sus estrategias y tácticas a realizarse dentro de la coyuntura participativa que se abría a partir del proyecto del FDNG.

  1. Estructuración del Proyecto FDNG
  1. Las candidaturas

Para el impulso del proyecto en referencia por razones de tiempo y espacios políticos la designación e inscripción de candidaturas era una de las prioridades estratégicas a implementar y ejecutar, hecho que requería mucha dedicación, ecuanimidad, firmeza y flexibilidad, pero ante todo actuar con responsabilidad histórica y revolucionaria, es así como el proceso de trabajo relativamente corto pero intenso produjo la oferta electoral de la manera siguiente:

  1. En cuanto a las candidaturas a la Presidencia y Vicepresidencia de la República únicamente de manera responsable y seria se contó con la propuesta del GAP, grupo que impulsaba la candidatura presidencial del compañero Alfonso Bauer Paiz, esta propuesta no contempló el cargo a la Vicepresidencia el cual lo dejaban libre para darle viabilidad y consistencia a las alianzas político electorales.
  1. Dentro del carácter de reafirmar la amplitud que tenía el proyecto, así como el de buscar mayor incidencia política con la flexibilidad política necesaria para conseguir la sumatoria de agrupamientos políticos sólidos, consistentes y consecuentes, la CG de URNG plantea que la candidatura a la Presidencia de la República fuera ocupada por el compañero economista Jorge González Del Valle, la de la vicepresidencia la ocupara la propuesta de la UASP, la cual respaldaba la candidatura del compañero Juan León (maya quiché) activista y luchador por la vigencia de los derechos humanos. Esta situación provoca el retiro del GAP del proyecto del FDNG quienes no aceptan la propuesta de la CG-URNG la cual incluía que el compañero Alfonso Bauer Paiz encabezara el Listado Nacional para así llegar al Congreso de la República con la fuerza y beligerancia que el compañero le aportaría al proyecto en el Poder Legislativo.
  1. A manera de comentario se platicó en la IPU que era probable que esta parte de la información el grupo GAP no se la trasladara de manera completa al compañero Bauer Paiz, pues en varias ocasiones posteriores en donde se proyectaba el abordaje del mismo, el tema no solo no se abordó, sino que además se dieron situaciones en donde el compañero Bauer Paiz mostraba desconocimiento de esa parte de la propuesta. Con la aceptación plena de las demás expresiones colectivas integrantes del FDNG, las candidaturas para el binomio presidencial se constituyeron con los compañeros Jorge González Del Valle y Juan León para la Presidencia y Vicepresidencia de la República respectivamente. El resultado electoral, colocó a este binomio en el tercer lugar en las elecciones generales para la Presidencia y Vicepresidencia de la República.
  1. Las candidaturas al Congreso de la República fueron encabezadas para el Listado Nacional por el compañero José Antonio Móbil y la compañera Rosalina Tuyuc. Las candidaturas distritales para el Congreso de la República fueron ocupadas principalmente por compañeras y compañeros propuestos por expresiones del movimiento social y popular, en donde hubo representatividad indígena, campesina y de mujeres.
  1. Como resultado de esta participación fueron electos como diputadas y diputados las compañeras Rosalina Tuyuc (pueblo maya cachiquel) por el Listado Nacional, Manuela Alvarado (pueblo maya quiché) por el Distrito de Quetzaltenango y Nineth Montenegro (pueblo ladino) por el Distrito Metropolitano y los compañeros Antonio Móbil (pueblo ladino) por el Listado Nacional, Carlos Barrios (pueblo ladino) por el Distrito de San Marcos y Amílcar Méndez (pueblo ladino) por el Distrito de El Quiché.
  1. Para el Parlamento Centroamericano quedaron electos los compañeros Américo Cifuentes (pueblo ladino integrante del URD-FUR) y Gerson Prado (pueblo ladino integrante del PR-FDNG).
  1. A nivel municipal se participó como FDNG en varios municipios (en esa época no todos los municipios del país renovaban a sus autoridades cada cuatro años), se respaldaron también proyectos municipalistas como el del Comité Cívico Xeljú en la ciudad de Quetzaltenango para citarlo como ejemplo entre otros. La proliferación de proyectos municipales respaldados por Ong’s “progresistas” en no pocos municipios determinó que en la mayoría de estos las fuerzas revolucionarias, democráticas y progresistas se disputaran al mismo electorado dando como resultado la derrota de todos y cada uno de los proyectos municipalistas que estas organizaciones presentaron.
  1. El fortalecimiento político organizativo

Como se señaló al inicio, ante la Comandancia General de la URNG la Instancia Política Unitaria (IPU) tenía la responsabilidad principal de sacar adelante el proyecto en referencia, para el efecto del desarrollo del trabajo fueron designados un total de doce compañeras y compañeros (tres por cada organización revolucionaria integrante de URNG) que desarrollaban sus responsabilidades militantes en el seno del movimiento amplio, o sea en el seno del movimiento indígena, el movimiento sindical y las diferentes expresiones de lo que se denominaba el movimiento popular (organizaciones campesinas, de mujeres, de derechos humanos, las organizaciones estudiantiles, religiosas y otras), las cuales tenían su desempeño organizativo y político dentro de la instancia conocida como Comisión de Masas de URNG (CMU). Para los efectos correspondientes la IPU coordinaba directamente con la CMU.

Las y los compañeros provenientes del movimiento amplio que fueron comisionados para el proyecto FDNG, se incorporan al mismo bajo la responsabilidad directa de la IPU para evitar en lo posible la doble línea de mando y sobre todo el cruce de iniciativas de distinta naturaleza en lo político organizativo y operacional, sobre todo en el desarrollo del proceso político que siempre gira ante el tema de las candidaturas, en ese sentido hay que señalar que el mecanismo de coordinación entre la IPU y la CMU contribuyó de manera significativa al mejor desempeño que se tuvo, sin embargo algunos problemas y/o dificultades propias del desarrollo del trabajo se trasladaban a la CG para el tratamiento correspondiente

Sobre la base de lo señalado se establece la estructura político-operativa para la consecución de los objetivos trazados. Para el efecto con la participación del partido FDNG y los grupos sociales y populares, los proyectos políticos existentes y otras expresiones como las personalidades políticas, de manera simultánea a la escogencia y designación de las candidaturas, la ejecución del trabajo se organiza a partir de los siguientes ejes.

  1. Organización y funcionamiento.
  2. Formación y capacitación
  3. Campaña electoral
  4. Administración de recursos.
  1. Estructuración
  2. conformación, organización ampliación y fortalecimiento del proyecto.

La estructuración del proyecto se diseña de tal manera, que la organicidad resultante fuera lo más representativa posible, y sobre todo lo más funcional y eficiente en el desarrollo del trabajo sobre la base del cumplimiento de los compromisos políticos de distinta naturaleza adquiridos en el seno del mismo, para así conseguir en el menor tiempo posible no solo el avance del trabajo, sino en concreto la consecución de resultados en la construcción y articulación de la fuerza política que se consiguiera construir.

Sobre esa base, en el seno de la IPU se decidió que esta instancia y el Grupo de los Doce cumplirían sus funciones de coordinación y articulación del proyecto a partir de la búsqueda de los consensos necesarios en la toma de las decisiones, o sea, el consenso como expresión de un proceso democrático descartaba las “decisiones manipuladas”, ya sea a partir de la supuesta autoridad orgánica o bien mediante la manipulación que se da mucho en política sobre la base de una también supuesta fuerza social generalmente autodenominada base social, en ese sentido cualquier expresión organizada que se incorporara al proyecto tendría una sola vos a la hora de las decisiones sobre la base del consenso. Esta dinámica se impulsó para que los fantasmas del verticalismo, los lineazos, y los mayoriteos principalmente, no tuvieran cabida, en ese sentido se puede señalar que el respeto a esta dinámica contribuyó al impulso y desarrollo del FDNG.

La conjunción y articulación de fuerzas políticas y sociales dentro de un proyecto eminentemente político en un momento históricamente determinado como lo fue el FDNG es algo inédito en la historia reciente, por lo tanto ante la historia ésta no fue ni simple ni fácil, al contrario se desarrolló dentro de la complejidades y dificultades propias de su surgimiento, su naturaleza, sus dinámicas, sus propias complejidades como las expectativas y aspiraciones individuales, teniendo un común denominador el deseo de participar. La concreción del mismo en esas circunstancias solo fue posible por la voluntad política de quienes aceptaron el reto y la responsabilidad de participar y ante todo de quienes llegaron hasta el final de la primera gran etapa, o sea las elecciones de Noviembre de 1995.

Sobre la base de lo señalado en un inicio la instancia y los doce convocan a una serie de grupos políticos, sociales, a personalidades forjadas a lo largo de la historia e inspiradas en las luchas y fuerzas democráticas y progresistas que surgen a partir del 44-54, a agrupamientos y personalidades religiosas, a los partidos que habían expresado en diferentes espacios su interés de participación, en fin se hizo el esfuerzo para garantizar que el gran núcleo inicial fuera lo suficientemente amplio, incluyente y representativo de la ciudadanía en general y las fuerzas populares, democráticas y progresistas en particular, en donde se pusiera en práctica el combate permanente al sectarismo y las posiciones hegemonistas muy propias de la época. El cumplimiento de esto último como todo en política se aplicó en la práctica con la relatividad propia a la naturaleza e integridad política de cada quien.

El proyecto FDNG en la medida que avanzaba el proceso de ejecución del mismo, se fueron dando algunas escisiones individuales y/o de algunos grupos las cuales se presentaron a partir de diferentes motivaciones, maduraciones, expectativas y aspiraciones de quienes fueron abandonando el proyecto. Los que se quedaron (PR-FDNG) y algunos agrupamientos de la social democracia (expresadas casi a nivel de personalidades). Los sectores populares democráticos y progresistas agrupados principalmente en la UASP, conformaron e impulsaron la plataforma de participación política a partir de los diferentes cargos de elección popular, así como la gran mayoría se entrega al impulso de las tareas propias de la campaña electoral.

  1. Estructuración y elaboración del programa político

La propuesta programática que el FDNG le presenta a la ciudadanía tuvo como sustento principal las siguientes fuentes e insumos:

  1. Los planteamientos de la Asamblea de la Sociedad Civil.

2. Las propuestas de URNG establecidas en la agenda sustantiva de la paz, y sobre todo los aportes programáticos.

3. Propuestas e insumos a partir de las relaciones de coordinación y articulación política con las diferentes expresiones que se integraran al proyecto dentro de la línea de trabajo CONSTRUCCIÓN DE LA CONFIANZA POLÍTICA.

     4Relación y coordinación política con los partidos políticos y agrupamientos políticos que aceptaran el relacionamiento con el proyecto.

  1. La campaña electoral.

La campaña electoral como tal tuvo una duración de no más de dos meses, como ya se señaló esta fue una muestra del fervor militante en cuanto a la entrega que en la práctica expresaron las y los compañeros que tuvieron responsabilidades dentro de la misma.

La campaña en sí misma demostró que sobre la base de la austeridad revolucionaria, la iniciativa y la creatividad, así como la disposición y entrega sin regateos subjetivos y reaccionarios son expresadas de manera concreta en la teoría y la práctica de la disciplina militante, son armas innegables de todo un proyecto de ésta naturaleza, el cual puede convertirse en realidad.

 

Continuidad y vigencia del FDNG

El FDNG como tal tuvo una vida relativamente corta, hecho que no significa que durante su período de vida no se haya desempeñado según sus posibilidades y potencialidades, sus aciertos y sus errores, y sobre todo de la voluntad política de continuar con el proyecto en medio de la diversidad de situaciones y dinámicas generadas a partir de las complejidades implícitas en su naturaleza, sus características y sobre todo sus definiciones ideológicas y políticas, las cuales en última instancia son las que determinan y moldean en términos cualitativos la voluntad política de su militancia en general y en lo particular la de su dirigencia en distintos niveles de responsabilidad. Se suma a lo descrito las condiciones subjetivas del medio político ubicado dentro de la “izquierda” en donde el FDNG se ubicaba.

El FDNG durante el período 1996-2000 concentró esfuerzos alrededor del desempeño de la bancada de diputadas y diputados que ganaron esos espacios políticos de incidencia nacional en las elecciones celebradas el año 1995 según se ha descrito. La bancada en referencia la mayoría forja su liderazgo a partir su militancia política en el seno del movimiento social y popular, este hecho por sí solo no funcionó como factor de cohesión y de conductor de una disciplina política que les diera la solidez necesaria para el cumplimiento de sus responsabilidades en una coyuntura especial la cual surge a partir del hecho histórico de que el año 1996 era el año de definiciones y concreciones que se generaban en el desarrollo del proceso de paz, el cual culminó el 29 de Diciembre de ese año con la firma de la paz firme y duradera.

Ante la situación señalada el desempeño de la bancada requería la coordinación política del secretario general del FDNG, quien a su vez coordinaba directamente con la IPU los lineamientos especiales para conseguir los suficientes grados de unidad, tolerancia, desempeño e incidencia. De cara al proceso de paz durante el período identificado la bancada del FDNG participó principalmente en el proceso legislativo que generó la Ley de Reconciliación, en ese sentido es necesario resaltar el hecho de que el tratamiento que ésta ley establece para los crímenes de lesa humanidad se logró a partir de los esfuerzos y capacidad de negociación del FDNG y su bancada de diputadas y diputados. En los años siguientes la bancada participó en el proceso legislativo que exigía la reforma a la ley electoral y de partidos políticos impulsada por el Congreso de la República, y sobre todo en el contenido y forma de las reformas constitucionales realizadas en 1999. Sobre el proceso de esa reformas hay que aclarar que no se puede responsabilizar a la bancada del FDNG ante la historia del contenido, alcances y desviaciones que las aplanadoras del Partido de Avanzada Nacional (PAN) en complicidad con el Frente Republicano Guatemalteco (FRG) le introdujeron al mismo, o sea, que la no coincidencia entre las reformas sometidas a la consulta popular con el acuerdo de paz correspondiente ante la historia guatemalteca es una responsabilidad plena y única de la alianza coyuntural entre el PAN y el FRG.

El proyecto FDNG durante el año de 1995 y los que le siguieron estuvo bajo el asedio político impulsado por algunos cuadros provenientes del movimiento social y popular, quienes abanderaban el desplazamiento de la vieja dirigencia del PR en los cargos de dirección del FDNG para luego ser ocupados por los impulsores de esta iniciativa (algunos la califican de maniobra política). Este hecho nunca estuvo presente en el proyecto original que la Comandancia General de la URNG impulsaba, pues los objetivos del proyecto se circunscribían a los identificados en el inicio de este documento, además en las filas revolucionarias siempre se ha considerado que estas prácticas deben ser descartadas dentro del accionar político de la izquierda a partir de la nueva fase de la historia que se generaba dentro de la perspectiva de la paz, y sobre todo que con estas posiciones se violentaba el principio del respeto a los aliados, así como en esta nueva fase de la historia el fortalecimiento de la izquierda se lograba en gran medida a partir de frenar las tendencias fragmentalistas. En síntesis lo descrito nunca tuvo el respaldo de URNG, sino al contrario la instancia de conducción de URNG (integrada por los miembros de la Comandancia General) desautorizó la maniobra y señaló que se reservaba el derecho de la deducción de responsabilidades a los impulsores de la misma.

Resulta interesante señalar que en mayo de 1999 algunos de esos cuadros quisieron darle continuidad a su proyecto, solamente que ya no se trataba del FDNG sino el objetivo se centró en el desplazamiento de la dirigencia guerrillera del Comité Ejecutivo Nacional del naciente partido político Unidad Revolucionaria Nacional Guatemalteca. En estos momentos de la historia dentro del grupo que dio origen a la iniciativa descrita, hay quienes insisten en crear su propio partido político con discursos enmarcados dentro del ámbito de la izquierda.

 

VI. Elecciones de 1999

La presencia y participación del FDNG en la ANN fue objetada por el DIA y UNID con argumentaciones subjetivas que con un adecuado tratamiento político pudieron haberse solventado, sin embargo eso no se dio sumándose a esa situación el hecho que la delegación de URNG en la instancia de conducción de la coalición Alianza Nueva Nación ANN (20 más 02, conformada por cinco delegados de cada partido más los candidatos a la presidencia y vicepresidencia) no tuvo la capacidad de lograr la continuidad del FDNG en la alianza política señalada, este hecho obligó al FDNG a participar solo en esa elecciones, en las cuales por los resultados obtenidos el partido desapareció de acuerdo a lo establecido en la Ley Electoral y de Partidos Políticos vigente en esos momentos.

Guatemala enero de 2017

También te podría gustar...

Translate »